“A que mis panistas tan mezquinos”: Felipe Calderón

Calderón habló de mezquindades el pasado, 9 de noviembre, cuando regañó a sus partidarios por su mediocre trabajo, que se reflejó en los resultados del PAN en las elecciones del estado de Hidalgo donde ocuparon el tercer lugar, siendo este el tercer proceso electoral que pierden al hilo en el 2008, al casi inicio de su tercer año de gobierno.

Es preocupante para el PAN, pues los resultados sólo son muestra del ánimo de la ciudadanía hacia el gobierno, que no da muestras de avance y es seguro que para el 2009 pasen a ser minoría en el Congreso de la Unión.

O tal vez calderón se refería al secretario de Comunicaciones y Transporte Luis Téllez, que el sábado sacó a relucir que tiene más influencia que Maximiliano Cortázar, titular de Comunicación Social en la presidencia de la República, pues se impuso en el manejo de medios como estratega alterno para definir la tendencia de la respuesta a la ciudadanía del percance donde perdió la vida el entonces secretario de Gobernación Mouriño.

Pero ¿Fue la propuesta de Téllez la correcta? Dejemos a un lado si reflejó la verdad. Téllez dirigió tanto la respuesta hacia el lado técnico que la tornó en sospechosa. Más y cuando los resultados son apresurados e claramente inventados, resulta que no solo sí había una caja negra, sino otra naranja y los motores tenían una memoria, Eso sí no aparecen las grabaciones de la torre de control.

Desdeñó la hipótesis del atentado, que era la más creíble. Esta vertiente, bien manejada, les hubiera traído frutos muy positivos —políticamente hablando—. El haberla ocultado sólo es muestra del gran miedo que comienza a circular en las filas del gobierno federal y muchos locales. Pues si los más protegidos caen. ¿Qué pasará con el resto? Ser empleado gubernamental se ha convertido en una profesión de alto riesgo.

De haber sido privilegiada la versión del atentado y la vinculación al crimen organizado hubieran convertido a Mouriño en víctima de la lucha contra la delincuencia; un patriota que dio el más grande de los sacrificios: su vida. Ahora estaría recibiendo el trato de héroe nacional.

Ahí tenemos que agradecer la mezquindad de Téllez que le quitó la oportunidad a Mouriño de pasar a la historia y al resto de los mexicanos, los libró de una campaña de encumbramiento casi santoral de una persona que ahora resulta que murió por un volantazo y no de un bombazo.

O Calderón en realidad quería enviarle un mensaje a Andrés Manuel López Obrador que no cesa de buscar la verdad e intentar frenar los abusos gubernamentales y de sus socios empresariales y de otros partidos políticos.

“Ese AMLO si que es mezquino. ¿Cómo se atreve a impedirme saquear al país? No ve que es mi momento de hacerme rico” dice un pensamiento en lo más recóndito de la cabeza de Calderón, donde las neuronas encuentran actividad y maquiavélico regocijo.

O Calderón pensaba en voz alta haciendo eco de la resonancia de las acusaciones de racismo y clasismo por andar en España en búsqueda de que la Corona lo acoja en su seno como el Márquez de Carabás.

O Calderón se sintió mal porque no tomó en cuenta a las víctimas que se encontraban en la zona del percance, hasta que el GDF inició un acercamiento a estas, para brindarles orientación y apoyo legal.

El caso es que el equipo de Calderón envió a unos, a hospitales privados y a otros, los dejó en el olvido. Prometió pagarles lo mismo a todos siendo que hubo desde muertos hasta personas con daños menores. Veremos cuánto vale para Calderón la vida de una persona.

Calderón nuevamente hace sus distinciones como fue el caso del asesinato de Fernando Martí, hijo del dueño de las tiendas Deporte martí, que había sido secuestrado, desdeñando a otros casos similares que se dieron en el mismo momento. Con el paso del tiempo se mostró que no hubo real interés, todo fue mediático, pese a muchas promesas no sucedió nada. La criminalidad sigue en aumento.

O se referirá a los maestros del estado de Morelos, por no aceptar vivir en la miseria y el liderazgo de la maestra Elba Esther Gordillo que con toda la buena voluntad continúa sometiéndolos y pisoteando sus intereses a favor de la estabilidad del gobierno panista.

O Calderón se refería a los bancos que manejan las Afores, por lucrar y especular con el dinero del retiro de millones de mexicanos, dejándoles a la deriva en su futuro.

O a la mezquindad del secretario de Hacienda y Crédito Público por estar más preocupado en la torta de la hora que sigue, que por los bolsillos de quienes se quedan sin futuro. Pretende no ver que en Argentina el gobierno acaba de quitarle las pensiones a los especuladores financieros para proteger a sus ciudadanos y en Chile de donde se tomó el modelo de saqueo se están tomando caminos diferentes.

O se refiere a la Profeco por cobrar por debajo del agua publicidad disfrazada como en el caso de Neoskin que estafó y dañó en su salud física a miles de mujeres, acción que envidiaría hasta el mismo Guasón de Batman.

Eso sí, Calderón no podrá referirse de mezquino al Banco de México que de manera dadivosa le entregó millones de miles de dólares producto de los excedentes petroleros ahorrados, para que especuladores como la Comercial Mexicana hicieran su agosto. Huele a Salinas y Zedillo en el 2004. Esta empresa fue compensada por la SHCP con más recursos.

O Calderón se refiere a las personas comunes, por sufrir anónimamente 9 años de mediocridad.

A que país tan mezquino y que orejotas tan largotas. Nada que no se resuelva con unos golpecillos de pecho.

http://lawebpolitica.blogspot.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s