Calderón desprecia a discapacitados y privilegia la guerra

Mientras en noviembre de 2008, Felipe Calderón perdió un lugar en el Comité de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para dar seguimiento a la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, debido al retraso para nombrar al nuevo presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, ganó un mes antes, un lugar en el Consejo de Seguridad de la ONU.

pelele

Ahora, México según Calderón podrá enviar mexicanos a Iraq o cualquier otra aventura en que se embarquen los Estados Unidos.

No es de esperarse el real desinterés de Felipe Calderón para quien todo es simulación y cualquier esfuerzo de cambio sólo se da en los medios, con spots de radio y TV. Uno de los anuncios que aparecen de manera esporádica hace campaña a que deben contratarse las personas con discapacidad y que los afectados deberían defender sus derechos. ¿A donde se puede acudir para que se les de el trabajo? ¿Quien defiende sus derechos? ¿Cuál empresario ha sido sancionado legalmente por rechazar a una persona con discapacidad o por alguna otra diferencia como origen étnico, religión o filiación política? ¿Qué ha cambiado en la contratación de discapacitados? ¿Ha permeado en la cultura de México? Por supuesto que no ha pasado nada.

Entre las aberraciones que se han dado, está el reconocimiento a los reporteros de la radiodifusora del IMER que fueron a trabajar a los juegos Paraolímpicos en China, en el verano de 2008. ¿Cuál fue el mérito? ¿Fue la discapacidad de los competidores? ¿Qué otra razón, pues no se les dio reconocimiento a los reporteros que cubrieron los juegos Olímpicos normales? Los reporteros solo realizaron su trabajo por el que reciben un sueldo y viáticos. ¿Su trabajo les requirió un esfuerzo extraordinario? ¿Arriesgaron su vida? ¿Contribuyeron al buen desarrollo del evento más allá de sus funciones? Esa distinción, en el fondo es indignante, más y cuando una de las reporteras señaló como motivo del reconocimiento el atender a atletas no normales, que no tienen los cuerpos perfectos. Pese a la buena intención que pudo tener el IMER, perdura el rechazo en el inconsciente colectivo hacia la diferencia social.

calderon

Pero de que nos preocupa eso, si ya estamos listos para ir a la guerra cuando se nos solicite. Eso sí, no irán los políticos, sino el pueblo común que no tiene nada que ganar en las aspiraciones políticas de quienes dirigen al país. Para Calderón es fácil ser hombre desde una tribuna que no lo pone en peligro. ¿Y de los otros políticos? Nada que esperar, el Congreso de la Unión, tampoco hizo nada para evitar esta abominación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s