Locura y represión contra marchantas e hijos en lucha contra la piratería

Julio Hernández López de La Jornada en su columna el astillero da cuenta del desprecio de las autoridades por la ciudadanía. Enloquecidos por la presión de las empresas distribuidoras de películas y música arremetieron en un mercado contra marchantas y sus hijos que buscaban abastecerse de comida y pasar una Navidad lo menos triste posible:

…Cristina Oehmichen, del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), narra que en su colonia, la Educación, de la delegación Coyoacán, el pasado día 10 se instaló el acostumbrado mercado sobre ruedas en Ricardo Monges y Avenida 3, y que cuando las amas de casa, acompañadas de hijos y nietos, realizaban sus compras, aparecieron unos cien policías de la AFI, con toletes y escudos, para decomisar discos y videos piratas, por lo cual “se armó la trifulca y en medio del caos arremetieron contra los comerciantes y lanzaron gas lacrimógeno. No les importó que los niños de la escuela primaria Pedagogía estuvieran saliendo de clases. Tampoco les importó que hubiera decenas o tal vez cientos de personas realizando sus compras. La agresión fue de tal magnitud que de inmediato tuvieron que acudir las ambulancias en auxilio de la gente afectada. Cabe destacar que en el tianguis lo que se vende principalmente es fruta y verdura. Si acaso habrá uno o dos puestos que venden música, pero nada más”…

La PGR considera a un ciudadano que compra un producto de la piratería como delincuente y a quienes administran un mercado, sus cómplices, pues permiten que existan vendedores de piratería. Sólo así podríamos entender lo que narra Cristina.

El combate a la piratería está envuelto es grandes simulaciones que valdría la pena discutir a nivel nacional. Para empezar no se pueden aplicar en México los mismos criterios en el combate a la piratería que en los países desarrollados que son los grandes productores de cultura. En México sólo el 10 % de la población tiene recursos para consumir regularmente CDs y DVDs.

Si no fuera por la piratería en México no sólo más de la mitad de la población se quedaría sin acceso a la cultura, sino que no habría progreso, ya que más del 90% del software que circula en México es pirata.

Pensar que una persona de salario mínimo tendrá dinero para adquirir un CD de 190 pesos o un DVD de 300 es absurdo. ¿Cuántos podrían adquirir al año? Tal vez uno para un regalo especial. Los empresarios saben que si no hubiera piratería no aumentarían sus ventas, pues la población no tiene recursos para ello.

Sobre piratería hay mucho que discutir, lo mismo que sobre producción cultural y científica que al parecer no es de interés para el país.

Astillero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s