Mexicanización, metáfora para salvajismo moderno

Siempre que existe alguna crítica por parte de un político extranjero sobre a la situación en México, el gobierno mexicano apela al nacionalismo y se rasga las vestiduras por tan malévola  actitud intervencionista. No importa que tan verdaderas sean las palabras, pero los mexicanos son muy celosos de su ropa sucia. Sigue leyendo

Cassez y el debido proceso legal

detencion_pibe2

Javier Cruz Angulo. El Universal, 11 de marzo de 2009

Ernesto Miranda fue un mexicano detenido en 1963 en Estados Unidos acusado de los delitos de rapto y violación. Después de enfrentar juicio y diversas pruebas en su contra, fue sentenciado a prisión. Hasta el momento, la historia nos parece un lugar común.

Sigue leyendo

Protestas en la Ciudad de México

En la ciudad de México se registraron de diciembre de 2007 a noviembre de este año en la ciudad de México un total de 3 mil 116 manifestaciones, marchas, bloqueos o protestas en la vía pública, con la participación de 9 millones 929 mil 259 personas, las cuales derivaron en fuertes impactos viales, principalmente en Plaza de la Constitución, Paseo de la Reforma, Insurgentes, Plaza de la República, Chapultepec, Villalongín, Morelos, Bucareli y avenida Juárez, informó la Secretaría de Gobierno del Distrito Federal.

Del total de movilizaciones, 40 por ciento se debieron a cuestiones relacionadas con problemas de índole local, mismas que fueron atendidas de manera inmediata por las autoridades capitalinas centrales y/o delegacionales, por medio de concertaciones o mesas de diálogo, donde se llegó, en la mayoría de los casos, a solucionar sus principales demandas. Mientras, la mayoría de las protestas, seis de cada 10, tuvieron que ver con cuestiones del ámbito federal, lo cual provocó la llegada de maestros, productores o demandantes de vivienda de diversos estados de la República, para exigir una respuesta inmediata a sus demandas, las cuales, en varios de los casos, obligaron a los inconformes a instalarse en diversas vialidades de la capital, con el consecuente cierre de vialidades, como sucedió en Bucareli o la Plaza de Santo Domingo.

Con base en información de la Dirección General de Concertación Política y Atención Social y Ciudadana, dependiente de la Secretaría de Gobierno, 24 por ciento del total de movilizaciones estuvieron relacionadas con temas políticos; 21 con el ámbito laboral; nueve por cuestiones sociales; ocho por demandas de vivienda; siete por impartición de justicia; seis por servicios urbanos; cuatro por la regularización territorial, educación, transporte y vialidad. Mientras, 3 por ciento fue por obras públicas y comercio ambulante; dos por salud y comercio establecido; y uno por ciento por cuestiones del ámbito cultural, seguridad y medio ambiente, aunque continúan siendo mayores las protestas por cuestiones del ámbito federal, las cuales en 57 casos derivaron en plantones. Las concentraciones, precisó, fueron las más recurrentes en este año, con un total de mil 420, seguidas de los bloqueos que sumaron 514, marchas con 409, plantones con 70 y mitines con 55, mientras el resto fueron eventos deportivos, culturales y religiosos.

Sin embargo, en las manifestaciones con temática de índole local se actúo de inmediato, para reducir al mínimo las afectaciones contra peatones, automovilistas y comercios. Tan sólo 321 fueron canalizadas a las áreas respectivas, a 127 se les dio solución inmediata y se instalaron 384 mesas de trabajo, lo cual contrasta con los logros obtenidos a nivel federal, pues se canalizaron 187, no hubo acuerdos para 299 casos, se acordaron 58 mesas de trabajo, no se solucionaron 75 y quedaron sin atención mil 196 problemas diversos, cuando la mayoría de las demandas fueron políticas (34.9 por ciento), laborales (25.3), sociales (10.8), de impartición de justicia (8.5) y de educación (7.2 por ciento).

Calderón encuentra en las mentiras su escudo para ocultar su ineptitud en la lucha contra la delincuencia

370x270pill

El legado de Vicente Fox como presidente fue el “Yo por qué”, lema que tomó como propio Felipe Calderón para no asumir ninguna responsabilidad. Calderón es de los que acusan y reparte sus culpas a los demás; siempre tiene un pretexto ante el fracaso.

Del crecimiento del Narcotráfico culpa a los adictos que existen en Estados Unidos y chantajea a su gobierno de no cooperar en la lucha contra el crimen organizado si no le dan recursos. Como cuando los ingleses hicieron la guerra del Opio contra China. Los ingleses se justificaban diciendo que sólo estaban defendiendo su derecho al comercio. El problema de la adicción no les importaba. Esta misma actitud tiene Calderón.

Pero ¿qué puede decir de lo que pasa en Guatemala? Ahí los cárteles mexicanos acribillan a plena luz del día. ¿Y en Argentina?, donde el cártel de León (por provenir de la ciudad con mismo nombre ubicada en el estado de Vicente Fox, ¿alguna relación?), inauguró una nueva época de terror.

Es curioso que en las zonas de los panistas, en Michoacán de calderón y en León, Guanajuato de Fox, surjan nuevos cárteles del Milenio y de León respectivamente con drogas innovadoras para abrir mercados propios.

Al no poder negociar con los chinos, por la traición que se dio al famoso Ye Gon, los cárteles mexicanos buscan en las industrias farmacéuticas de América Latina a sus proveedores. Ahí la explicación de las ejecuciones de empresarios en Argentina por parte de los mexicanos.

Ye Gon, ex socio del PAN, sigue libre en Estados Unidos, pues el gobierno de México no aportó pruebas de narcotráfico para solicitar la extradición. Sólo le interesaba recuperar su dinero producto de la pseudo-efedrina con que se hacen las metanfetaminas.

En todo esto ¿cuál es el pretexto de Calderón? Ya tenemos un producto de exportación que creció en los 8 años de panismo. Nunca antes en América latina se había presenciado una ejecución al estilo de los cárteles mexicanos. El narco de México tiene presencia en 47 países.

En torno al narcotráfico en México George W. Bush advierte a Obama del peligro existente en las fronteras con México. La guerra entre los cárteles ya comienzan a cobrar víctimas estadounidenses y el gobierno mexicano no puede hacer algo para revertir la situación. La frontera con México es prioritaria y no deben permitir que se siga vulnerando. La primera línea de lucha es México.

En entrevista con The Washington Times, señaló que los narcotraficantes continuarán buscando “un flanco débil” a Estados Unidos. Se les tiene que detener antes de que sea tarde y encuentren refugio en regiones de América Central. Los cárteles mexicanos son la mayor amenaza contra EUA. El Departamento de Justicia emitió un informe en el que señala que las bandas mexicanas dotan de drogas a cuando menos 230 ciudades de Estados Unidos. El informe anual del Centro de Inteligencia Nacional de Drogas (NDIC), advirtió que los cárteles mexicanos controlan el tráfico y distribución de cocaína, la producción de metanfetaminas y la venta de heroína, a través de socios estratégicos. Los capos mexicanos mantienen el control de este mercado, a pesar de las grandes incautaciones de cocaína, el aumento de la presión sobre ellos por parte del gobierno mexicano, la violencia interna que viven los cárteles, la ampliación de los mercados de cocaína en Europa, y la seguridad de las fronteras, aunque todos estos factores han propiciado la escasez de cocaína en EU.

Ante esta previsión, el mercado de drogas en Estados Unidos es atractivo para los narcotraficantes mexicanos que junto con sus socios de Colombia generan y lavan recursos entre 18 mil millones y 39 mil millones de pesos al año a través de empresarios y políticos mexicanos.

¿Tendremos los mexicanos alguna esperanza de vivir en paz algún día?

Permítame decirle que de acuerdo a las cifras oficiales, ni usted ni sus hijos podrán ver ese día. El fracaso de las políticas gubernamentales de los dos últimos sexenios panistas ha afectado a todo el país y complicado todos los problemas, sobre todo el que más nos afecta, la inseguridad.

Es la angustia lo que motiva a hacer unas pequeñas y simples operaciones matemáticas en busca de una luz a la presente situación y con eso tener algún tipo de respuesta a lo que oculta el gobierno.

El diario El Universal asentó el 12 de diciembre, que el Ejército le informó al Senado de la República que casi 500 mil mexicanos participan en actividades directamente relacionadas con el narcotráfico en todos los ámbitos y niveles, lo que equivale a poco más del 1% de la población económicamente activa, más los dedicados a empresas que lavan dinero, entre otras.

Los datos del Ejército también señalan que una tercera parte de estos tienen antecedentes militares, es decir 167 mil narcos. Si vemos que desertan aproximadamente 20 mil militares al año y de estos sólo uno de cada tres se convierte en narco. Quiere decir también los que se retiran de las fuerzas armadas consideran como opción ocupacional al terminar su actividad militar, al narcotráfico.

Si a esto le pudiéramos agregamos el porcentaje de los que criminales que provienen de las fuerzas policiacas, el resultado sería alarmante. Pero sólo nos enteramos de la participación de un policía en un delito de manera aislada. Hasta el momento se ha evitado hacer una estadística de ello.

Así también de la estadística por desempeño de cada ministerio público en cuanto a denuncias, presentaciones, averiguaciones mal formuladas y consignaciones. Pues el caso es que sólo el 1% de los detenidos sale de circulación.

Otro dato alarmante se publicó el domingo 21 de diciembre pasado en el que el Ejército informa que en promedio se detiene a 17 narcotraficantes por día, con lo que suponemos en 80 años terminarán de meter a la cárcel al total de 500 mil delincuentes.

En cuanto a la capacidad de fuego de estas organizaciones criminales, el Ejército logró quitar 39 armas cada día a los integrantes de la delincuencia organizada. O sea 2 armas por criminal detenido. Lo que nos hace suponer que cada narco tiene al menos dos armas y que todos tenemos mucho por hacer pues hay casi un millón de armas en circulación.

A parte de la insuficiente celeridad e ineficiencia con que se combate al narcotráfico, la presente situación de crisis económica permite suponer un incremento en las fuerzas del crimen organizado, y con ello un agravamiento de la situación de inseguridad.

Contextualizar los datos que alegremente presenta el Ejército sólo viene a corroborar la situación que como país estamos padeciendo. Donde como nunca antes la corrupción de sus miembros mató al secretario de Gobernación; donde las estructuras de seguridad pública y procuración de justicia están entrelazadas con el crimen organizado, donde se le da manga ancha a los bancos extranjeros en México para que roben las pensiones de los mexicanos y las reservas producto del petróleo; donde los bancos le ponen el valor al peso y al poder adquisitivo de las personas mediante el cobro de altos intereses en las tarjetas de crédito; donde ningún funcionario se responsabiliza de sus acciones y culpa a otros de su ineptitud; donde los mexicanos dejan su destino en manos de la voracidad de los partidos políticos.

La cultura se vuelve cuestión de seguridad nacional

Mientras nos enorgullece tener una de las herencias culturales más importantes del Mundo en el legado indígena, somos un pueblo ignorante en el que sólo dos millones de mexicanos leen medio libro al año. Nos espanta que los policías casi rebuznen, e indigna que su ignorancia la oculten al imponerse sobre el ciudadano exigiendo respeto pues se sienten la personificación de la ley. Con el famoso “yo soy la ley” son los primeros en violarla.

El subsecretario de Educación, Miguel Szekely de la SEP, señaló sin informar su fuente, que 13 mil 576 de los 375 mil policías que hay en México no concluyeron la primaria, 15 mil 774 policías no concluyeron la secundaria y 22 mil 531 el bachillerato. Además, 22 mil 559 policías quedaron con la licenciatura inconclusa. El total de policías judiciales con certificado de bachillerato representan el 14% del total de agentes municipales, estatales y federales del país.

Parece que las cifras son datos de buena voluntad para justificar la aplicación de un programa gubernamental, ya que la única fuente de información es el Sistema Nacional de Seguridad Pública que lleva más de una década tratando de integrar una base de datos con el historial de la policía pública y judicial de todo el país, sin que todos los estados cumplan con oportunidad y veracidad. Además de que las entidades federativas no tienen la capacidad para verificar la autenticidad de los certificados

Aunada a la falta de preparación y por ende criterio, el gobierno informó que recientemente se aplicaron estudios a las policías municipales y estatales, dando como resultado que la mitad calificaron como “no recomendables” al fallar en exámenes toxicológicos, de entorno socioeconómico, poligrafía y psicométricos.

En cuanto al ejército la situación no es muy diferente, siendo que desertan al año 20 mil soldados y una tercera parte termina en las filas del narcotráfico.

Urge una revolución cultural en el país, que analice con honestidad qué tipo de educación se le está ofreciendo a los niños y jóvenes y qué se puede esperar de ellos. Así como eliminar todo obstáculo que impida una buena educación. Pues mientras la SEP continúe manteniendo al Cártel de la Ignorancia comandado por Elba Esther Gordillo, la educación continuará formando personas poco competitivas y sin solidez moral.