El PAN y la guerra sucia

20080413123614ji7

Mensajes basados en mentiras

Uso intensivo de campañas negras y conformación de comunidades.

El Regreso al PAN nacional de Antonio Solá, Mercadólogo del miedo y campañas negras, quien acuñó la frase “López Obrador, un peligro para México”, será el eje ejecutor.

Sigue leyendo

Anuncios

Pese a todo el PRI está vivo y continúa con su estrategia de simulación y falta de compromiso para ganar

25-04-07-elecciones-municipales

En el marco del proceso electoral 2009, el gobierno esquizofrénico se inventa su propia realidad, la cual es diferente a la de los países desarrollados, a la de Carlos Slim y a la de la ciudadanía que coinciden que la situación es catastrófica y puede empeorar.

Sigue leyendo

¿Qué ha ganado México con los gobiernos panistas?

corrupcion_01

Ahora resulta que el PAN en su propuesta electoral va a apostar por un México competitivo, pero la realidad nos dice que después de 8 años en el gobiernolo lo único que ha conseguido es un pais dirigido por políticos cínicos, ineficientes y corruptos.

Sigue leyendo

La ultraderecha al ataque

Rodolfo Echeverría Ruiz

16 de enero de 2009

Y lo hace con el aval de la Arquidiócesis de México, el bochornoso silencio cómplice del gobierno y la omisión deliberada del PAN.

La derecha radical se suelta la melena y, valiéndose del vocero del Arzobispado capitalino, nos hace saber urbi et orbi que “defenderá enérgicamente la vida y la familia desde las legislaciones”. Cobijada por el clero político, la ultraderecha “quiere tener una mayor incidencia y conformarse en un partido pues, como laicos, no tienen ningún impedimento para participar en la vida política del país, aun declarándose abiertamente católicos”.

Dijo eso en la víspera del VI Encuentro Mundial de las Familias que en estos días se celebra aquí. El papa Benedicto XVI no vino. Adujo motivos de salud.

El gobierno mira hacia otra parte y finge ignorar el enésimo intento derechista encaminado a reabrir las profundas heridas causadas por los cristeros en armas (1926-1929), cuya ensangrentada rebelión condujo a México hacia la pesadilla de una guerra civil.

El clima de la tormenta está generándose. Ni el presidente Calderón ni su partido, el PAN, mueven un solo dedo para presionar —aunque la obligación del Ejecutivo consista en hacer cumplir la ley a secas— a los gobernadores de Jalisco y de Guanajuato con el propósito de orillarlos a ceñir su acción pública a los preceptos de nuestra Constitución en todo lo concerniente a las fundamentales materias definitorias del Estado laico, condición de la convivencia civilizada entre los mexicanos, pensemos como pensemos o creamos en lo que creamos.

El clero político embiste otra vez contra la legislación laica de México. Lo hace con su nunca disimulada furia ancestral. De manera explícita la alta clerecía de nuestra ciudad capitanea toda una campaña en esa ruta.

La ultraderecha pretende, ni más ni menos, fundar un partido apto “para defender los preceptos de la Iglesia católica”. Estamos ante una nueva era de abiertos desafíos. La Constitución de la República recoge y profundiza el contenido de las Leyes de Reforma (acta de nacimiento del Estado moderno en México) y nos garantiza la vigencia de todas las libertades de la libertad. La primera de ellas es la de conciencia, a partir de la cual se multiplican las demás. Fieles de todos los credos participan en los partidos y votan sin restricciones. Ninguno está excluido del debate democrático ni del proceso legislativo.

El Estado es laico. La democracia es laica. Los mexicanos católicos o judíos o protestantes o feligreses de cualquier confesión —o los no creyentes en ninguna— ejercemos libertades y derechos emanados del carácter laico de nuestra vida pública. Y ello conforma una decisión política fundamental inherente a la estructura jurídica básica de nuestro país.

La solución mexicana —supremacía del poder civil— resultó “buena para el Estado, buena para la Iglesia y buena para el creyente” (Reyes Heroles). No atentemos contra la historia. Está en juego la convivencia nacional.

Consejero político nacional del PRI

PAN-DF Dónde está el dinero

Ricardo Alemán. El Universal. Itinerario Polític. 16 de enero de 2009


Como documentamos en las dos anteriores entregas del Itinerario Político —14 y 15 de enero—, lo de menos es que funcionarios del PAN-DF se hayan hecho pasar como promotores agrarios en la SRA para embolsarse una bicoca de miles de pesos.

En realidad lo verdaderamente grave de ese presunto fraude es que existen indicios de que el dinero que entregó la Reforma Agraria a diversos programas sociales, no sólo pudo haber sido desviado por el PAN-DF para otros fines, sino que ni siquiera existan las organizaciones que se registraron para recibir los apoyos económicos. ¡A ver, a ver..! ¿De qué se trata?

Como dijimos el miércoles 14, EL UNIVERSAL reveló en su edición del 28 de julio de 2008 que dos funcionarios de la Reforma Agraria fueron pillados cuando favorecieron dos proyectos productivos de los que sus respectivas esposas eran fundadoras. El beneficio que habrían obtenido en conjunto se estima en tres millones de pesos.

Los funcionarios eran —porque ya fueron despedidos—, Wilfredo du Solier Espinosa, quien se desempeñaba como director de Política y Planeación Agraria, y su segundo, Luis González, asignado al programa Joven Emprendedor. El primero creó, junto con su ex esposa, Perla Paola Sánchez, la empresa Agropráxis, en tanto que el segundo fundó con su esposa Araceli López, la empresa Agronexos.

Resulta que Agropráxis y Agronexos crearon organizaciones sociales de supuestos proyectos juveniles demandantes de apoyo económico a través de los programas de la SRA, mismos que fueron aprobados. El problema vino cuando algún ocioso descubrió que dichas organizaciones sociales en realidad no existieron —se habían presentado proyectos para de criaderos de pollos en San Luis Potosí—, y que el dinero público fue a parar de manera directa a las arcas de las empresas privadas de Du Solier Espinosa y González. ¿Y eso qué tiene que ver con el PAN-DF?

Pues resulta que cuando estalló el escándalo —por cierto, detonado por el perredista Agustín Guerrero—, los denunciantes vincularon a los funcionarios de la SRA pillados en presuntas irregularidades, con la dirigente del PAN DF, Mariana Gómez del Campo. ¿Por qué esa liga? Porque para el panismo de la capital del país no es ningún secreto el apoyo político que desde los tiempos del destape como candidato presidencial de Felipe Calderón dieron los grupos de “la prima” Mariana.

En respuesta, la dirigente del PAN —EL UNIVERSAL 1 de agosto de 2008—, dijo no conocer a Wilfredo du Solier Espinosa, a pesar de que de manera pública se conoció una gráfica en la que aparecía éste flanqueado por las hermanas Mariana y Teresa Gómez del Campo. Luego del escándalo, la Función Pública descubrió que amparado en la amistad de las hermanas Gómez del Campo —pues en ese tiempo era novio de Teresa—, Du Solier Espinosa y su socio en realidad crearon organizaciones fantasmas para con ello “ordeñar” dinero de la SRA. Y por eso fueron despedidos. ¿Y eso qué tiene que ver con el nuevo escándalo?

Casi nada, que si en ese tiempo Solier Espinosa y su socio se aventaron la puntada de crear grupos sociales fantasmas para sacar provecho personal —al amparo de la dirigencia del PAN-DF—, nadie puede garantizar que sean reales las 42 organizaciones que promovieron los cinco funcionarios del PAN-DF para recibir dinero público. ¿Dónde están esas organizaciones? ¿Existen o no? ¿Siguen vivas o ya desaparecieron? ¿Dónde fue a parar el dinero? Esas y otras preguntas se hacen en la SRA.

Y es que en el ejercicio de 2008, la Reforma Agraria autorizó en total 6 mil proyectos sociales, de los cuales mil 200 fueron al programa del Fondo de Apoyo para Proyectos Productivos (FAPPA), y 4 mil 800 al Programa de la Mujer en el Sector Agrario (Promusag), todos con un presupuesto de mil 500 millones de pesos.

¿Cuántos de los 6 mil proyectos sociales realmente cumplieron su función? ¿Cuántos pudieron terminar en simulaciones para “ordeñar dinero” público como se ha demostrado en el caso del PAN-DF? ¿El PAN-DF es el único partido político que se ha beneficiado de esos programas? ¿A poco no es cierto que también están involucrados PRD y PRI? ¿Quién investigará las presuntas irregularidades? Por lo pronto, “la prima Mariana” guarda silencio, acaso segura de la impunidad familiar. Los electores tienen la palabra. Al tiempo

Continúa la corrupción panista

Alrededor de 15 millones de árboles plantados como parte del programa forestal del gobierno federal ProÁrbol, son especies clasificadas como exóticas, que están prohibidas por la Ley General de Vida Silvestre y la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, revelaron especialistas de Greenpeace.

Además de estas violaciones a la norma, las nueve variantes de especies exóticas utilizadas afectan el ecosistema y al final no podrán sobrevivir en las regiones áridas que autoridades eligieron para plantarlas; sin contar con que 56% de lo sembrado fueron nopales, agaves y magueyes, por lo que la medida no puede ser considerada como “reforestación”.

 

Frente a estas anomalías, organizaciones ambientalistas que aglutinan a más de 200 grupos nacionales e internacionales, exigieron al gobierno federal que demuestre con evidencias científicas que 58% de los árboles y cactáceas plantados de 2007 a la fecha han sobrevivido, se den a conocer los estudios que se realizaron para decidir el tipo de árboles que se plantaron y las zonas en las que se hizo, pues hay serias dudas sobre las “cifras alegres y el éxito del programa” en el que se han invertido 2 mil 700 millones de pesos.

 

Violaciones a la ley

Paloma Neumann integrante de la campaña de bosques de Greenpeace, quien durante 2007 elaboró la investigación de campo para evaluar el programa ProÁrbol, detectó que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) optó por reforestar zonas con especies exóticas: acacia, casuarina, eucalipto, melina, jacaranda, nogal, pino radiata, pirul y teca, a pesar de estar prohibidas por la ley.

 

En entrevista, detalló que “el caso más dramático” se halló en Aguascalientes, en la zona conocida como el Túnel de Potrerillos, donde se reforestaron 56 hectáreas con eucalipto, especie exótica conocida por su rápido crecimiento ya que “absorbe y extrae mucho agua, pero es inadecuada para usarla en zonas áridas; tiene una sustancia tóxica, que al caer al suelo lo contamina e impide el crecimiento de otras plantas nativas de la región”.

 

En Jalisco, en el municipio de El Arenal, en una zona agotada por la siembra de agave azul, Semarnat reforestó con pino, en un lugar “donde ni siquiera hay una capa adecuada de tierra para que la especie se desarrolle, y hace seis meses había 10% de sobreviviencia”.

 

En el ejido El Coto, en San Juan del Río, detalló, se sembró cedro blanco, un árbol de vegetación de coníferas, y el pirul, que es exótica, que también contiene sustancias que impiden el crecimiento de otras plantas; mientras que el pino radiata lo sembraron en Guerrero, que “no es una especie mexicana, utiliza mucha agua y no puede usarse en el país, pues en lugar de recuperar la vegetación original podría provocar daños a los ecosistemas”.

 

La especialista señaló que estos casos, ponen en evidencia que el gobierno federal no realizó un diagnóstico para determinar cuáles eran los árboles idóneos para reforestar.

 

Al respecto, el coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace, Héctor Magallón, dejó en claro que la ley “prohíbe la liberación de especies exóticas para reforestar, aunque Juan Rafael Elvira Quesada, titular de la Semarnat asegure que sólo fue 5% de lo plantado, se está violando la ley”.

 

Exigen cuentas

Sobre estas anomalías, Beatriz Bugeda, vocera del Observatorio Ciudadano de Vigilancia Ambiental (OCVA) que representa a 120 organizaciones; Luis Miguel Robles Gil, vicepresidente de la Unión de Grupos Ambientalistas —que integra a 107 organismos no gubernamentales—, y Patricia Arendar, directora ejecutiva de Greenpeace México, exigieron al gobierno federal que se transparente el uso de los recursos utilizados en ProÁrbol.

 

Exigieron que el titular de Semarnat haga públicas las 100 supuestas auditorías efectuadas al programa, cuando estudios externos muestras irregularidades que la dependencia no detectó.